Otoño: Transición entre el verano y el invierno 

Por: Patricia Colón

La palabra “otoño” proviene del Dios egipcio Atum, que simboliza el sol que se oculta en la tierra. También se trata de una palabra de raíz etrusca (autu) que refiere “al paso del tiempo”.

Es la estación de la transición entre el verano al invierno. Igual que las demás estaciones, su periodo tiene una duración de 3 meses, comprendido desde el 21 de septiembre al 21 de diciembre para el hemisferio norte, mientras que en el sur inicia el 21 de marzo y termina el 21 de junio. En la zona intertropical del hemisferio norte, empieza el 23 de septiembre y se extiende hasta el 21 de marzo. En la zona intertropical del hemisferio sur, va desde el 21 de marzo hasta el 23 de septiembre.

El primer día de esta época del año se conoce con el nombre de equinoccio de otoño y se caracteriza porque tiene la misma cantidad de horas de luz del día y de oscuridad porque el sol está alineado con el centro de la Tierra.

De ahí en adelante, se trata de un período durante el cual los días son más cortos que las noches. Es decir, hay más horas de oscuridad que de luz natural.

Durante el otoño, las hojas de los árboles caducos cambian y su color verde se vuelve amarillento y amarronado, hasta que se secan y caen ayudadas por el viento que sopla con mayor fuerza. A partir de esta estación, la temperatura comienza a bajar. 

Durante esta época predominan las cosechas de maíz, mandarina, berenjena, repollo y otras hortalizas. Así también, los girasoles adornan con su belleza toda la estación.

Share.

About Author

Avatar

Leave A Reply